Calendario

Xullo 2014
L M M X V S D
« Dec    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Anotacións recentes

Arquivos

Categorías

Páxinas

Nube de etiquetas

Para entrar e saír

Contador de visitas

Lista de ligazóns (blogroll)

 

logo

 

Que punkis eramos hai trinta anos!!!


Etiquetas: reportaje, música, movida, historia

11/05/2012 – Marta Veiga / EPL

 

Houbo un antes e un despois no planeta pop galego. Nalgún momento, a principios dos oitenta, Vigo focalizou o grande estertor. Foi o tempo da música feliz e de resistir no sector naval. De urxencia punk e da necesidade de contar cousas desde unha óptica que non tiña por que coincidir coa madrileñocentrista. Trinta anos despois de todo aquilo, os protagonistas da movida galega, da vía autóctona á música dos modernos, regresan aos titulares. Aerolíneas Federales vén de propiciar unha xuntanza «un poco casual», di desde Escairón Miguel Costas, un dos fundadores, e será un dos pratos fortes da música no Festival de Cans, o sábado 26 de maio; na cita de Porriño, por certo, estará tamén outro vigués da movida, Germán Coppini. E máis. Os Resentidos xuntan unha tribo multitudinaria mañá en Ourense (21.00 horas, Expourense) para festexar que vai para trinta anos desde que a palabra carallo moveu os marcos do telón de grelos e chegou aos grandes medios nun retrouso irrepetible. Javier Soto, que foi resentido, recoñece que fóra de Galicia a banda foi practicamente un grupo de ‘one hit wonder’, un único éxito marabilloso.O ‘Galicia caníbal’ viaxou de Monforte ao Nepal e fíxoo en galego, algo que non pasaba -e non é comparable- desde Andrés Dobarro. O de «fai un sol de carallo», co tempo, ten gañado mística de himno fundacional e identitario. Case nada. Do Padornelo para acó, Os Resentidos cantáronlle a cousas tan de andar pola casa naquela altura coma a economía sumerxida, os mediopensionistas ou rillar no churrasco e puxeron a pólvora para os centos de músicos que hoxe fan pop ou rock, en todas as súas familias, e en galego. Soto, lonxe da posición de dinosaurio do rock, reafírmase: «Agora tócase moitísimo mellor do que tocabamos nós nos oitenta». E é que eran tempos onde a actitude ía sempre por diante do virtuosismo instrumental. Isto xa o advertiu Antón Reixa, líder de Os Resentidos e que desde Nación Reixa leva uns anos lonxe dos micros, efemérides e datas de gardar mediante. «Sigo a cantar igual de mal que hai trinta anos e estou en moito peor forma».

E logo, volven os oitenta?
 
Miguel Costas, que ademais de en Aerolíneas estivo en Siniestro, apresúrase a dicir que el nunca marchou. «Yo he seguido haciendo música, con mis proyectos en solitario después de Siniestro». Hai case un ano que sacou un disco de duetos e está a preparar un «mucho más punki». Ademais, meteuse a produtor desde o seu estudo de Escairón, onde chegan bandas da Ribiera Sacra luguesa e de Galicia toda.Costas estará tamén mañá en Ourense na homenaxe a Os Resentidos. Fará ‘Alcólica de supermercado’, pero engade que a súa presenza no dos aniversarios é tanxencial. «Los del aniversario son Siniestro, el año pasado, y ahora Os Resentidos. Aerolíneas no celebramos ningún aniversario; es una reunión. También estarán algunas de mis canciones en el musical que prepara Reixa sobre la movida viguesa». Outro dos que non marchou é Javier Soto, que pasou a Siniestro Total, banda que compatibiliza con Transilvanians, ska de factura clásica para ‘rudeboys’. Está agora a ultimar o repertorio resentido para tocar mañá a carón de Rubén Losada e Antón Reixa. Soto ten por certo que agora hai «máis e moita mellor música en Galicia» que a principios dos oitenta. «Non era para tanto», afirma. «Eramos uns poucos grupos e había tres garitos para tocar, o Kremlin, o Ruralex, o Satchmo…». E é inevitable que saian os nomes de Golpes Bajos, de Pablo Novoa, de Teo Cardalda, de Semen Up ou de Los Cafres, «un grupazo que, por certo, tamén volve agora», avanza o vigués Soto, quen tamén reivindica os coruñeses Radio Océano. «Peinador y Alvedro, unidos por la autopista», que dicía a tonada. 
 
Segundo Grandío, lugués reclutado por Siniestro Total en 1988 e agora xefe do estudo Casa de Tolos de Gondomar, cre que a música galega dos oitenta «ben merece unha homenaxe». El gravará o concerto de Os Resentidos en Ourense para a plataforma R e a operación repítese con Aerolíneas e Siniestro. «É estar no banquiño, de adestrador», engade. «É moi interesante que uns vexestorios volvan reivindicar algo que foi vangarda; ao mellor alimenta a falta de enxeño destes últimos anos e abre unha porta para os novos», incide. Mentres Vigo -a cidade máis nova e quizais a máis desclasada de Galicia, en plena reconversión industrial- vivía o seu momento, Grandío soñaba en Lugo con ser músico. «Empezara tres carreiras. Estaba en Veterinaria ao tempo que traballaba pola noite no Clavi…». No Lugo daquel tempo foron Los Contentos a banda local con máis tirón e o vigués Alberto Comesaña, antes de Amistades Peligrosas, fundara Semen Up, o grupo do inesquecible ‘Lo estás haciendo muy bien’. A Grandío chamouno un día Julián Hernández e tocou o baixo en Siniestro Total 14 anos. «A miña nai chamaba a Julián para que el me dixera que debía rematar a carreira», chancea. Pero a Segundo Grandío tocoulle «o máis gordo» de Siniestro. O primeiro disco de ouro con ‘En beneficio de todos’, o exitazo do recopilatorio ‘Ante todo mucha calma’, pero xa estamos nos noventa e esa é outra historia. O lugués coincide cos seus coetáneos Costas e Soto en que os rapaces que hoxe anceian facer música téñeno moi difícil, pero ve futuro en lembrar a movida galega: «Ao mellor axuda a quen non se atreve a dar o paso. Temos as ferramentas dende hai 30 anos e tócanos atopar a versión 2.0».

 

Do concerto do cine Salesianos ao teatro musical

Emilio Alonso publicou hai uns meses a súa crónica ‘Vigo a 80 revolucións por minuto’ (Xerais), que sitúa o acto fundacional da movida no concerto que ofreceu Siniestro Total no cine Salesianos da cidade olívica o 27 de decembro de 1981. Dos siniestros orixinais permanece unicamente na banda Julián Hernández, quen, segundo Javier Soto, incorporado algo máis adiante, «dálle continuidade ao grupo como principal responsable das letras».Foi tamén no primeiro ano da década dos 80 cando Miguel Costas xuntou os Aerolíneas Federales, banda que adquiriu a formación chamada «clásica» en 1984, coa incorporación de Rosa e Coral, responsables duns coros sen os que é imposible concibir ‘Soy una punk’ ou ‘No me beses en los labios’. Nese ano, rexistraron Os Resentidos as súas primeiras músicas no mítico EP ‘Surfin’ CCCP’, compartido con Siniestro. Estes días acaba de saír á venda o dobre CD tributo ‘A tribo toda baila’, con versións dos clásicos resentidos por bandas galegas do momento.

Mañá, en Ourense, 21.00 horas; moi organizado

Os vigueses retornan á orixe en Ourense e mañá Expourense acollerá «a reunión de vellos alumnos» de Os Resentidos, con máis de trinta convidados, coetáneos e non tanto. Estarán, por exemplo, os lugueses Luis Tosar e Piti Sanz, Xosé Manuel Pereiro, Tonhito de Poi, Uxía, Xurxo Souto ou Xosé Manuel Budiño, con Carlos Blanco como mestre de cerimonias.

 

‘Galicia caníbal’, o musical

Vigo estreará en xullo o musical ‘Galicia caníbal’, unha idea de Antón Reixa para reivindicar a movida galega. Máis de 250 persoas fixeron onte as probas en Santiago para integrar o elenco deste espectáculo, que terá como director de escea ao dramaturgo Quico Cadaval.Serán trinta cancións que escolmarán o que foi a música galega e, di Cadaval, «é un espectáculo interxeracional, e non unha operación nostalxia». O musical está producido por Filmanova e Estrella de Galicia e conta coa achega do Centro Dramático Galego. Logo da estrea en Vigo, o musical iniciará unha xira por escenarios de cidades galegas, para chegar en setembro ao Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, e xa no ano 2013 visitar Barcelona, Zaragoza, Bilbao ou Santander.

 Muchos músicos de la movida gallega de los 80 siguen al pie del cañón y aprovechan la efeméride para reunir aquellas bandas míticas. Este 12 de mayo, Os Resentidos, la banda que lidera el flamante presidente de la SGAE, tocan en Ourense.

Polvos de Tocador foi outro deses moitos grupos vigueses de vida efímera, nacido, tal e como afirmaba os seus compoñentes, coa única intención de pasalo ben, con ese espíritu dos primeiros anos da movida, pese a que a banda xorde a mediados da década.

A primeira formación do grupo é de 1985 cando, segundo o seu propio testemuño, “uns cantos vigueses matriculados na Universidade de Santiago deciden xuntarse para pasalo aínda mellor”, actitude que se reflectiría nunhas letras humorísticas e retranqueiras. O grupo estabilizouse con Chichi (voz), Suso (guitarra), Juan (guitarra), Kaki (baixo) e Pilila (batería) e, no verán do 86, gañan o primeiro premio no Festival Internacional de Pop e Rock de Baiona.

A vida de Polvos de Tocador non se debeu prolongar moito máis alá de 1987, ano no que Pilar Comesaña falaría deles no Faro de Vigo (15-IV) con motivo dunha actuación no Ruralex. Este é o texto da xornalista:

 

 

Polvos de Tocador gravaron unha maqueta nos estudios da Radio Galega cos temas “Esto es América”, “Control de natalidad”, “Nadie me quiere violar”, “Rock obreiro”, “Soy un cornudo”, “El orinal”, “Yo tengo un gozo en el alma” e “Polvos de tocador”.

Na ligazón pódese escoitar un tema crítico e humorístico que, vinte e cinco anos despois da súa composición, segue estando, desgrazadamente, de plena actualidade: “Esto es América”

 

POLVOS DE TOCADOR: Esto es América

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios desactivados

 

 

:: LITERATURA

 Un Vigo que dejó huella

POR> CARLA FAGINAS CEREZO

Si hace unos días nuestro compañero Juanma Lodo hablaba sobre la movida viguesa vista a través de un cómic, hoy retomamos el tema conmotivo de la publicación, en noviembre del añopasado, del libro Vigo a 80 revolucións por minuto. El autor, Emilio Alonso Pimentel, no nos resulta desconocido. Entre otras cosas, su nombre comenzó a hacerse habitual en el panorama cultural gallego a raíz de su trabajo como guionista, colaborador en periódicos como Faro de Vigo, Atlántico Diario o La Naval y escritor de las obras ¡Po! Diario de un viaje a Palestina (Fundación Araguaney, 2003) y Mercurio (Xerais, 2009). Ahora, este madrileño con corazón de gallego(aunque nació en la capital, sus padres se mudaron a Galicia poco después de su nacimiento) nos ofrece en su último libro una crónica del Vigo de los años 80. La visión que nos ofrece Emilio Alonso en Vigo a 80 revolucións por minuto no es una mera labor de investigación plasmada en papel. Al contrario, el autor habla en este libro publicado por Edicións Xerais de un tema que no solo conoce bien, sino que vivió en primera persona. Todo empezó hace más de 30 años, cuando Siniestro Total ofreció su primer concierto en el cine del Colegio Salesianos de Vigo. A partir de ese momento, la música de esta banda, así como la de Golpes Bajos, Os Resentidos o Aerolíneas Federales, comenzó a sonar por toda España, y lo que empezaba a conocerse como la movida viguesa se hacía casi tan conocida como la de Madrid. Sin embargo, y tal y como expresa Alonso, este movimiento no supuso solamente un importante acontecimiento en el plano musical, sino que contemplaba muchas otras disciplinas, como la poesía, la fotografía, la pintura, el cine,el teatro, etc. Lo que no nos deja de sorprender, al igual que ocurre con el propio autor, es la escasez de obras documentales que versan sobre este tema. De hecho, Vigo a 80 revolucións por minuto es el primer libro que se centra en la ciudad olívica como punto neurálgico de la movida. De este modo, Alonso se convierte en pionero y permite que el lector se introduzca en una obra que supone un pormenorizado repaso documental del Vigo de los 80, y en la que los propios protagonistas tienen la palabra. Entrevistas, artículos y fotografías son solo una parte de las muchísimas…

 Se hai uns días o noso compañeiro Juanma Lodo falaba sobre a movida viguesa vista a través dun cómic, hoxe retomamos o tema con motivo da publicación, en novembro do ano pasado, do libro Vigo a 80 revolucións por minuto. O autor, Emilio Alonso Pimentel, non nos resulta descoñecido. Entre outras cousas, o seu nome comezou a facerse habitual no panorama cultural galego a raíz do seu traballo como guionista, colaborador en xornais coma Faro de Vigo, Atlántico Diario ou La Naval e escritor das obras ¡Po! Diario de un viaje a Palestina (Fundación Araguaney, 2003) e Mercurio (Xerais, 2009). Agora, este madrileño con corazón de galego (aínda que naceu na capital, os seus pais mudáronse a Galicia ao pouco do seu nacemento) ofrécenos no seu último libro unha crónica do Vigo dos anos 80. A visión que nos ofrece Emilio Alonso en Vigo a 80 revolucións por minuto non é unha mera labor de investigación plasmada en papel. Ao contrario, o autor fala neste libro publicado por Edicións Xerais dun tema que non só coñece ben, senón que viviu en primeira persoa. Todo comezou hai máis de 30 anos, cando Siniestro Total ofreceu o seu primeiro concerto no cine do Colexio Salesianos de Vigo. A partires dese momento, a música desta banda, así coma a de Golpes Bajos, Os Resentidos ou Aerolíneas Federales, comezou a soar en toda España, e o que empezaba a coñecerse como a movida viguesa facíase case tan coñecida coma a de Madrid. Con todo, e tal e como expresa Alonso, este movemento non soamente supuxo un importante acontecemento no plano musical, senón que abrangueu moitas outras disciplinas, coma a poesía, a moda, a fotografía, a pintura, o cine, o teatro, etc. O que non nos deixa de sorprender, ao igual que ocorre co propio autor, é a escaseza de obras documentais que versan sobre este tema. De feito, Vigo a 80 revolucións por minuto é o primeiro libro que se centra na cidade olívica como punto neurálxico da movida. Deste xeito, Alonso convértese en pioneiro e permite que o lector se introduza nunha obra que supón un pormenorizado repaso documental do Vigo dos 80, e na que os propios protagonistas teñen a palabra. Entrevistas, artigos e fotografías son só unha parte das moitísimas …

… que uno puede encontrar entre las páginas de una obra que habla de un ciento de bandas, así como de la importancia que tuvieron para este movimiento los locales, la farándula, los fanzines y los cómics de la época. Con su presentación en La Casa del Libro a finales de 2011, seguida de una fiesta concierto en La Iguana Club de Vigo, se dio por comenzada la andanza de un libro que, esperamos, será todo un éxito. Pero eso no es todo, Vigo a 80 revolucións por minuto no termina con esta publicación, sino que tiene su continuación en un blog homónimo que el propio Alonso creó para que el lector tuviese acceso a la documentación que no se incluyó en la versión impresa. Si queréis conocer un poco más de un movimiento que dejó huella a nivel nacional y que supuso una auténtica revolución ideológica, artística y cultural, no dejéis de visitar www.vigo80rpm.blogaliza.org .

… cousas que un pode atopar entre as páxinas dunha obra que fala dun cento de bandas, así como da importancia que tiveron para este  movemento os locais, a farándula, os fanzines e os cómics da época. Coa súa presentación en La Casa del Libro a finais de 2011, seguida dunha festa concerto en La Iguana Club de Vigo, deuse por comezada a andanza dun libro que, esperamos, será todo un éxito. Pero isto non é todo. Vigo a 80 revolucións por minuto non remata con esta publicación, senón que ten a súa continuación nun blog homónimo que o propio Alonso creou para que o lector tivese acceso á documentación que non se engadiu na versión impresa. Se queredes coñecer un pouco máis dun movemento que deixou pegada a nivel nacional e que supuxo unha auténtica revolución ideolóxica, artística e cultural, non deixedes de visitar www.vigo80rpm.blogaliza.org

 

 

 

 

 

 

 

  1. Cartel del festival de Castrelos de 1984, dieñado por Pedro Sardiña y Geno; 2.- Termitas:- Grupo liderado por Flechi en el que participaban ex-miembros de Los Culpables y los hermanos Suso y Pablo Ramallo.); 3.- Publicidad del pub Ruralex

 

 

¿Quen é Juan Mendez Zunzunegui? Supoño que moitos dos lectores deste blog que coñeceron a movida por dentro faranse esta pregunta. Pregunta razoable se temos en conta que Juan non foi protagonista activo dela, pero si que a viviu, como di no seu artigo, con quince anos.

Juan Méndez Zunzunegui é fillo de Margarita Zunzunegui, “la Zunzu” que foi a miña profesora de Química no Instituto de Lugo, aló polo primeiro lustro dos ’70. Con eles coincídía no verán en Praia América,e con Juan  botaba uns bos partidos de fútbol.

Contactou comigo despois de ler o libro e propúxenlle que colaborara neste blog, neste apartado de memoria, contando o que foron as súas vivencias naquel tempo. E fixo un texto marabilloso no que, como poderes ver, aparecen uns cantos personaxes famosos da movida e descobrimos cales eran as inquedanzas no instituto Santa Irene e no Conservatorio

 

Do Scalextric ás Traviesas :

vivindo a movida con quince anos.

Juan M. Zunzunegui

 A lectura de “Vigo a 80 rpm” trae unha marea de recordos de adolescencia. Pode que aqueles que coma mín tiñan 13 ou 14 anos ó comenzo dos anos 80, lembren esa década de maneira agridoce. Dunha man, éramos moi novos pra participar activamente no fenómeno principal. Doutra man, absorbiamos coma esponxas todo o que pasaba diante de nos. Eu defendo que o ambiente creativo daqueles anos permeóu ós centros de educación secundaria, e mesmo ó conservatorio de música, e tivo un efecto positivo que eventualmente redundóu no rexordimento cultural da cidade.

 I. O Instituto Santa Irene.

 Ainda que, como mantén Emilio Alonso, a movida fose un movemento esencialmente lúdico e desprovisto de sentido político, o ambiente estudiantil dese momento era de revolta. Nas Traviesas do ano 81, as broncas entre policía e manifestantes do naval ou estudantes que apedreaban vitrasas eran espectáculo habitual. Como testemuña quedóu o famoso burato no reloxo da torre do Instituto Santa Irene, cortesía de un bote de fume dun antidisturbios que apuntaba alto. Entre a reconversión e a loita do bono-bus, Vigo dábase un aire a Belfast.

 No comenzo do curso 81-82, no Santa Irene protestábase tamén pola falla de profesores de lingua e literatura galegas. Tras varias semanas de movilización, con amago de pechamento e todo, chegóu ó Instituto un novísimo Antón Reixa, a quen eu tiven como profesor en primeiro e terceiro de BUP. Reixa era un docente natural que conectaba ben coa chavalada, e un defensor comprometido da lingua galega, como logo demostraría con Os Resentidos. Recordo que espetaba na clase, “¿Cal é o mellor idioma pra redactar as instruccións dunha computadora?” e todos contestábamos, “O inglés”. “¿E cal é o mellor pra escribirlle un poema de amor á tua moza?” E todos como parvos, “O francés”. “¿E pra compoñer unha ópera?” “O italiano”. “¿E pra programar un videoxogo do Atari? “O xaponés”. O final miraba pra nos e decía, “E de qué carallo vos sirve todo eso, si aquí ninguén fala inglés, francés, italiano ou xaponés?” Reixa alternaba as clases de lingüistica con un foro de discusión sobre libros e autores, e mesmo con debates sobre outros temas, sempre que a discusión fose íntegramente en galego. Tamén organizaba recitais poéticos de moito efecto. Nos non sabíamos qué esperar exactamente dun “recital poético” (¿textos de Rosalía, Curros, Pondal?), e ó entrar no paraninfo, atopábamolo vociferando versos incisivos, dadaístas, no que adiantaba as súas obsesións cos esquimáis, as próstatas inalámbricas, os sijs, as vacas sagradas e o trece, mal número. Tamén montóu, con Rubén Losada e outros, o recital Rock&Reixa (1), penso que de certo valor histórico por ser un evento pre-Resentidos. A lenda local manten que escarallaron o sistema de amplificación do Instituto e que Reixa apencóu coa bronca. Non o sei. En calquer caso, eu ouvinlle decir anos despóis que garda bó recordo daquela etapa (“nunca tiven choio tan ameno”). Os máis dos seus alumnos, tamén. Rara vez tivemos profe tan ameno. 

 Ademáis do “enfant terrible” Reixa, o Santa Irene daqueles anos tiña un profesorado de pedigree, en particular no Departamento de Literatura española. Estaba a poeta Luz Pozo Garza, que logo entraría na Real Académia Galega, e tamén Xose L. Méndez Ferrín, ainda que o seu territorio docente era o nocturno. Armando L. Guerra, profesor de debuxo, grabador e pintor abstracto, aportaba unha certa bohemia. Victoria Fernández, profesora de filosofía, tróuxonos á clase ó Trio de madrigalistas “Mateo Flecha” pra un recital informal, xa que tiñan sido alumnos seus. Moisés Alonso, organista e profesor de música, e Xuventudes Musicales tamén puñan o seu grao de area, e no Instituto poidemos escoitar a formacións como a Orquesta de Cámara de Bulgaria, en concertos de Nadal moi ben recibidos polos nosos oídos, pouco educados pero respetuosos.

 O grupo de teatro Artello fora outra grande influencia. As representacións de “A cantante calva” (1982), que levaba música en directo, e “Manda truco” (1983) no Santa Irene e no Santo Tomé foran éxitos fulgurantes. Como fixera Reixa coa poesía, Artello desmitificaba unha disciplina seria coma o teatro e acercábala a un público xuvenil. Neste cometido tamén participóu o grupo Máscara 17. Na súa montaxe “Por Dios Eros” provocaran un pequeno escándalo con imaxes do Cristo montando en patinete, e unha das actrices facía un topless heroico neses ambientes altamente hormonados (mantíñase de espaldas ó público, eso sí). Unha coñecida profesora de latín bramía logo na clase “Una cosa es el teatro, y otra buscar la risa fácil recurriendo a la blasfemia y a la pornografía”. Nós, francamente, estábamos encantados coa blasfemia e maila pornografía.

 Esas experiencias para-educativas influiron moito nun amplio sector do alumnado. Xurdiron iniciativas como as Xornadas de audición de jazz e de música clásica, en interpretacións de alumnos que tocaban algun instrumento. Un compañeiro de aula era Miguel Rodríguez, “Migue”, que gozaba de moita popularidade dende que nunha debate sobre ó consumo de drogas -organizada, cómo non, por Reixa- fixera unha demostración teórico-práctica de cómo liar un canuto, ainda que non lle puxo costo. E pouco probable que este tipo de pedagoxía aplicada tivese cabida nos tempos de hoxe, ainda que outro compañeiro de aula chegóu a Conselleiro de Educación. Migue recomendábame discos de Weather Report, e chegóu un día no que xa non o vimos máis polo Santa: o baixo eléctrico era máis que un hobby para él, e poucos anos despóis pudímolo ver tocando en Bromea o qué, Los currichos, e Aerolineas Federales.

 Outro compañeiro era o futuro debuxante profesional Norberto Fernández, que xa con 14 anos amosaba una facilidade fora do común. Eu atosigueino mais dunha vez pra que me debuxara caricaturas dos profesores que ainda conservo e aprecio. Vexo que agora é autor de éxito no campo do cómic erótico. Algunha das suas creacións amateur xa apuntaban nesa dirección e eran moi celebradas por todos nos. Se a memoria non me falla, Norberto tamén foi o director de unha curtametraxe baseada nos seus comics, financiada precariamente polo propio Instituto e filmada en super 8. Terminaron á montaxe apenas media hora antes do seu estreo no paraninfo en 1985. O éxito local foi grande: a distribución posterior, como pode imaxinarse, inexistente. Quedaban vinte anos pra que xurdira Youtube.

 Naturalmente,  moitos de nós seguíamos con paixón a Siniestro e Golpes Bajos, en Castrelos e no Pabellón. Era inspirador, e inxectóunos unha boa dose de descaro. Así, Roberto Terrón (teclista), César Manzano (guitarras) i eu mesmo (violiño e guitarra) montamos un grupo de folk-fusión, na onda dos franceses Gwendal, cuxo nome “Meigas Mamonas” non estaba exento de certo punkismo. MM tivo corta vida pero quedóu grabado un directo memorable no paraninfo abarrotado do Santa Irene, no Día das Letras Galegas 1984, e Roberto convertiríase anos máis tarde en músico profesional. Sendo titular de contrabaixo na orquesta de RTVE en Madrid, no ano 2006 coincidíu con Germán Coppini durante a grabación do CD/DVD “La edad de oro del pop español”. Roberto, que tiña sido gran fan de Golpes, levóulle os vinilos pra que os firmara, e creo que Coppini quedóu moi contento coa experiencia sinfónica. As influencias poden ir en círculos.

 II. O conservatorio de música

 No conservatorio de música vivíuse unha pequena revolución paralela á da movida pop. Compre poñer as cousas no seu contexto: no Vigo de 1980, salvando un pequeno grupo de guitarristas, a docencia da música clásica estaba moribunda, e non se esperaba seriamente que os alumnos acadaran a profesionalidade. O conservatorio non tiña edificio propio e as aulas estaba divididas en dous pisos na rúa Velazquez Moreno e García Barbón. A situación dos instrumentos de corda era particularmente lacerante, sin profesores de viola, violoncello ou contrabaixo.

No ano 1983 chegóu a Vigo como profesor de violiño e viola un ovetense chamado Manuel Martínez Alvarez-Nava, e trouxo consigo nova pedagoxía, enerxía excepcional, e unha gran capacidade de motivar. Da noite a mañá, empezóu a cambialo todo. Co pouco material que había, montóu un xerme de orquesta de estudiantes, que en menos de un ano deu o seu recital fundacional no Auditorio do Axuntamento (xuño de 1984). Tamén organizóu master classes en Vigo con solistas de renome que elevaron o nivel do Centro. Ós alumnos que tiñamos un nivel instrumental medio, animóunos a explorar o ambiente fora do “telón de grelos”, asistindo a cursos de especialización (2). A orquesta de estudiantes foi crecendo e derivóu na Orquesta Clásica de Vigo, dando concertos en moitas localidades de España e Portugal. Hoxe é unha formación estable, non profesional, da que saen músicos formados que logo chegan ás plantillas profesionais de orquestas e conservatorios nacionais e europeos. Manolo Martínez foi alleo ó mundo da música pop, pero a súa enorme influenza no despegar da formación musical profesional en Vigo foi coetánea á movida, e ainda non foi suficientemente recoñecida.

 No rexurdir do conservatorio houbo espacio pra unha interesante iniciativa editorial: Jesús Sueiro, un alumno adulto con traxectoria profesional independiente, movéu Roma con Santiago e acadóu fondos pra financiar unha revista musical que levaba por nome “Anacrusa”, con edición bastante cuidada. A revista foi presentada nun acto no Teatro García Barbón cunha conferencia do académico Paco Fernandez del Riego. Anacrusa combinaba artigos de interés xeral, un calendario de actividades musicais na cidade, e colaboracións externas. Aínda que non estaba concebida como un escaparate de modernez, as influencias do que pasaba en Vigo estaban ahí: un dos primeiros números, saído en 1985, levaba unha colaboración de Pablo Novoa, no pico da súa fama con Golpes Bajos, na que falaba do proceso de composición de unha canción pop. E había espazo pra un comic dos irmáns Ernesto e Javier Cid, que tamén diseñaban as portadas. Anacrusa tivo os mesmos problemas de viabilidade que os fancines da movida, e editáronse poucos números, pero ben producidos.

 Houbo outros puntos de conexión coa movida “auténtica”. Algúns dos músicos das bandas rock e pop tiñan formación clásica, como o guitarrista Pedro Díaz (Moncho e mailos sapoconchos), o teclista Suso Alonso Villalón (Sales do Baño), e o pianista e cantante Jorge Romero (brevemente en Aerolineas Federales). Outros estudiantes destacarían logo internacionalmente no mundo folk, como Carlos Núñez e o guitarrista Diego Bouzón. Músicos do conservatorio, entre eles o propio Manolo Martínez, participaron no estreo de obras do compositor electroacústico Enrique X. Macías (3). Eu teño un recordo especialmente grato de 1983, cando Teatro Artello preparaba a montaxe de “Celtas sen filtro” dirixida por Eduardo Alonso. A producción levaba música orixinal composta por Luis Carro, e coreografías de Roberto Daste. Sendo un dos poucos alumnos de grao medio que había en Vigo, chamáronme pra tocar a parte do violiño. A grabación fíxose no Auditorio do Axuntamento, con músicos da escena do jazz (Rubén Pérez, Pepe Bordallo e outros), e moitos dos actores da compañía presentes. Cando nos anos posteriores atopabaos na rúa, ou mesmo no Ruralex, saudábanme e eu quedaba mais contento que Dios. Non era máis que un adolescente, pero ahí tivera os meus quince minutos de fama, nos anos máis warholianos de Vigo.

 NOTAS

 1) Foi case contemporáneo á visita de Miguel Rios a Balaídos.

2) No ano 84, un pequeno grupo de músicos do conservatorio sofremos duas noites seguidas de tren expreso e varias horas de autocar pra chegar a Jerez de los Caballeros (Badajoz) onde tivemos quince días de curso con profesores de renome, entre eles Paco Comesaña (fillo do doutor Comesaña, a figura inspiradora da novela “O lapis do carpinteiro”), e entramos en contacto coa avant-garde da música clásica madrileña e catalana. Neste grupo viaxaban a violinista Chus Castro Roa e os pianistas Tino Pérez e Jorge Romero (que xa fixera os seus pinitos en Aerolineas Federales).

3) Entre elas, “El itinerario de las palmeras I (Oda a Scarlatti), de 1985, parte do seu ciclo compositivo “Los itinerarios”.

 

FOTOS E ILUSTRACIÓNS.- Nas fotos podemos ver ó autor do texto con 15 anos e na actualidade. As ilustracións, cedidas por el, son a portada do nº 2 da revista Anacrusa (xaneiro-marzo de 1985), editada polos alumnos do Conservatorio vigués, e un fragmento dun cómic de Javier Cid que aparecía na revista.

 

Emilio Alonso (II): ‘Lo único absolutamente original de los ochenta fueron Golpes Bajos’

Publicado por canogarfunkel en 20/diciembre/2011
 

Continuamos con la segunda parte de la entrevista a Emilio Alonso, autor del libro ‘Vigo a 80 revolucións por minuto’ (Xerais 2011). Después de dejarnos en vilo con las peripecias de los magníficos miembros de la movida madrileña tras su visita lúdico-sangrante a Vigo en 1986, Alonso comete ahora la osadía de analizar el formato de su obra, la evolución de los grupos y el papel de los medios de comunicación. Asimismo, empieza una búsqueda desesperada del camino de la transgresión y la innovación musicales…

 

La gran mayoría de grupos de la movida viguesa no ha sobrevivido con los años, a excepción de Siniestro Total…

Siniestro Total ha sobrevivido como grupo -aunque de la formación original sólo permanezca Julián Hernández-,  pero componentes de otras bandas siguen hoy en ejercicio. Algunos ejemplos: Nicolás Pastoriza trabajó en los 80 con Stéreo, Los Buzos y Bromea o Qué?, y continuó luego con La Marabunta y Ectoplasma para desarrollar ahora carrera en solitario; Pablo Novoa, de Golpes Bajos, nunca ha dejado de tocar y producir, y ahora mismo trabaja con Mastreta y  Josele Santiago, ha sido el director musical del último disco de la en estos días polémica Bebe;  Germán Coppini, aunque sin mucha suerte, nunca ha dejado los escenarios; Teo Cardalda formó Cómplices y sigue triunfando con ese proyecto y desarrollando mil y uno más; Miguel Costas, tras su abandono de Siniestro, desarrolla carrera en solitario; Def Con Dos siguen en escena, aunque casi no se le pueda considerar un grupo vigués, y Los Currichos, un grupo creado en los 80 por músicos de diversas formaciones con la única intención de divertirse haciendo versiones, todavía siguen actuando. Y en estos últimos meses Aerolíneas Federales y Los Cafres han anunciado su vuelta a los escenarios para realizar una pequeña serie de conciertos. Y otros muchos músicos desarrollan mostos proyectos en solitario para ‘calmar’ su necesidad de escenario. Por ejemplo, Javier Soto, de Siniestro Total, y Pedro Díaz, que fue guitarrista de Moncho e mailos Sapoconchos y otras bandas, actúan todos los miércoles en el pub La Pecera, tocando rock and roll.

Concierto de los zaragozanos Más Birras en ‘El Manco’, con César Strawberry (Def con dos), en el centro, en pleno éxtasis

En cambio, los locales siguen siendo, en muchas ocasiones, templos musicales…

De los ‘templos’ de los 80 no queda ni uno, al menos con su nombre original a excepción de El Manco, que cuelga en su puerta un letrero de ‘se alquila’. El resto -Ruralex, La Kama, Kremlin…- han desaparecido o se han transformado. Pero desde los 80 en Vigo han proliferado los locales que acogen música en directo. Hoy el panorama es casi abrumador y algunos fines de semana se celebran casi medio centenar de actuaciones. La diferencia es muy notable con respecto a aquella década: en 1984 hubo en Vigo, en todo el año, 42 conciertos… y se hablaba de movida. Hoy los templos son La Iguana Club, La Fábrica de Chocolate, Mondo Club, La Pecera, Contrabajo, Playmóvil… y un larguísimo etcétera.

¿Qué papel jugaron los medios de comunicación en la evolución del movimiento?

El papel de los medios fue fundamental, sobre todo de los madrileños. El hecho de que Diario Pop programase la primera grabación de Siniestro Total fue fundamental para la difusión de lo que estaba sucediendo en Vigo, poco, a nuestro parecer, pero quizá mucho si se comparaba con otros lugares. Por otra parte, creo que Siniestro Total tiene otro mérito: descubrió a miles de jóvenes de toda España que se podía salir en la radio tocando cuatro acordes y cantando unas letras absolutamente alejadas de la corrección política. No olvidemos que Miguel Ríos se llegó a lamentar diciendo algo así como ‘¡a dónde ha ido a parar la música, ahora que se pueden grabar canciones como ¡Me pica un huevo’!’ .

Aerolíneas Federales, en 1986 en los estudios Doubletronics, durante la grabación de su primer disco, con Nino Martínez

¿Cuál era exactamente el panorama comunicativo?

En Vigo se preocuparon del fenómeno de la movida, con interés y asiduidad, el periódico existente, Faro de Vigo, y Radiocadena Española, absorbida a finales de la década por Radio Nacional. En 1986 aparece Atlántico Diario, que también dedica espacio en sus páginas al asunto, mientras que La Voz de Galicia lo hace muy puntualmente. En las emisoras citadas fue donde yo trabajé y donde realicé el programa ATrincheira, un espacio que no sólo se preocupaba de lo que sucedía en el ámbito de la movida sino de todo tipo de actividad creativa con aires nuevos. En unas declaraciones que hice al Faro decía que ‘en la radio viguesa hace falta más competitividad’. Y era cierto: el éxito de mi programa se debió a que el resto de las emisoras pasaban muy de puntillas por el fenómeno de la movida, dedicándole raquíticos espacios semanales de corta duración. La llegada de los medios públicos autonómicos, en 1985, posibilitó que la música tuviese nuevo canales para su difusión y para su potenciación, ya que tanto la radio y la televisión realizaron concursos y facilitaron la grabación de maquetas. Pero, de todas formas, la clave de todo fue el hecho de que Vigo se pusiese de moda y todos los medios de comunicación españoles hablasen de la ciudad y sus circunstancias.

Resulta curioso que nadie hasta este momento haya pensado en realizar una recopilación de historias sobre aquella época…

Sobre la movida madrileña hay cosas escritas y en ellas se habla de Vigo, muy brevemente y con datos incluso erróneos. Y sí que es extraño que hasta ahora no se haya hecho un trabajo literario amplio sobre la movida, aunque sí que se han realizado algunos documentales. Curiosamente mi libro nace tras la frustración de no haber podido hacer un programa de televisión. Se lo propuse al director de la Televisión de Galicia, Suso Iglesias, en 2005. Suso fue un hombre importante de la movida gallega como agitador de la escena coruñesa donde, entre otras cosas puso en marcha una magnífica revista llamada La Naval, además de ser el organizador de la Semana de las Fuerzas Atroces del Noroeste que se celebró en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander en el verano de 1986. Con estos antecedentes, y también teniendo en cuenta las buenas relaciones que mantuvimos entonces, le propuse preparar una serie de programas para repasar la movida gallega de los 80 en una serie de programas para emitir en 2006, cuando se cumplirían 25 años del nacimiento de Siniestro Total.  Rechazó la idea, que yo convertí en proyecto de documental para intentar conseguir una subvención de la Xunta de Galicia. También sin suerte.

Reixa en la presentación del mítico disco ‘Fai un sol de carallo’, en 1986

¿Qué pasó finalmente?

Finalmente, como mucha gente casi me lo había pedido y mis archivos andaban revoloteando por delante de mis narices porque se los había prestado a dos amigos para distintos proyectos, me puse al trabajo. Se lo propuse a Edicións Xerais en marzo de 2010 y el 15 de junio de 2011 se lo entregué. Fue un trabajo muy intenso -muy divertido también- que no podría haber realizado si no llego a estar en paro debido a las horas de investigación que tuve que dedicarle. Porque mis archivos y mi memoria no son malos, pero no abarcaban todo lo que yo consideraba que había que contar.

En alguna ocasión, has estado a punto de deshacerte de mucho material sobre esa época…

Sí,  en cada mudanza que hice desde que en el 90 me fui a Coruña, que no fueron pocas, estuve a punto de tirar las cajas con mis papeles y mis cintas de cassette. Pero me daba rabia, pensando que quizá alguna vez tuviesen algún valor, no económico sino documental. Ahora no me arrepiento nada de haberme deshecho del material, no sólo porque pude escribir el libro sino también porque me doy cuenta de su valor documental. Es curioso que algunos grupos vigueses no hayan hecho sus propios archivos y ahora se alegran muchísimo cuando les digo que yo tengo recopilada y guardada aquella parte de su vida. Y me la piden para fotocopiar o escanear, claro.

The Bebra Brothers, una banda con miembros de Siniestro Total, Antón Reixa i el poeta Manolo Romón

¿Por qué huyes de la narración o incluso de cierta ficción?

Sólo utilizo un estilo cercano a la ficción en el capítulo dedicado a Madrid se escribe con V de Vigo porque aquel episodio tan surrealista se merecía ese tratamiento. Por lo demás, lo que intenté –y creo que conseguí- es que cada lector pudiese sacar sus propias conclusiones d lo que fue la movida viguesa. ¿Cómo? Leyendo lo que se decía en aquel tiempo, lo que contaban los cronistas, lo que opinaban los escritores, lo que reflexionaban los intelectuales, lo que decían los protagonistas. Podría haber hecho esta crónica entrevistando a los protagonistas, con los que aún mantengo buenas relaciones, pero creo que eso habría dado un libro repetitivo y lleno de opiniones subjetivas que impedirían al lector sacar su impresión personal. Me atrevo a decir que quien lea el libro estará haciendo un auténtico viaje al pasado, viviendo en primera persona lo que entonces sucedió.

Con el paso del tiempo, ¿Qué te han aportado esos años personalmente?

Para mí fue una época durante la cual desarrollé, a lo largo de más tiempo consecutivo, un trabajo que me satisfacía plenamente, en la que  me divertí mucho -tengamos en cuenta que yo en 1980 tenía 22 años- y cuando conocí a más gente y a menos gentuza, gente con la que hoy en día aún mantengo una relación casi de camaradería. Pero, repito, no soy nostálgico y aquello fue bonito mientras duró.

En la Inercia creemos que de la misma forma que los ochenta han estado de moda durante los últimos años, ahora llega el turno de los noventa… ¿Significa que es imposible seguir innovando en la música?

En la música es difícil innovar, y mucho más ahora, en la era de Internet, cuando tenemos acceso inmediato a todo lo que se está haciendo en cualquier lugar del planeta. Pero precisamente esa accesibilidad está dando opciones a una serie de mezclas y de fusiones cuyos resultados hacen olvidar las fuentes de las que bebieron y las convierten en originales. Y es ley de vida la imitación sea ahora, en los 80 o en los 90. En la música, sea el año que sea, siempre habrá, para algunos, referentes eternos como, por ejemplo, los Beatles, los bluesmen o Elvis. Y otros sacralizarán a The Clash, Police o a Nirvana… y así década tras década. ¿Qué los 80 fueron originales? A mi modo de ver lo único absolutamente original que hubo en aquella década fueron Golpes Bajos, un grupo que creó su propio estilo y que nadie fue capaz de imitar.

Voces de Ultratumba, el primer y único grupo exclusivamente femenino que nació en el Vigo de los 80

¿Dónde andan la libertad musical y la transgresión?

Ahora hay que ser muy políticamente correcto… si se quiere triunfar. Hoy en día a nadie, ni al más neo-punk, se le ocurriría cantar ‘las tetas de mi novia / tiene cáncer de mama…’, o ‘has perdido eso, mi dulce gatita / has perdido eso, mi mala zorrita…’, o ‘me gusta ser una zorra…’. De todas formas, creo que esas y otras letras de aquellos tiempos se hacían no como manifestación de una actitud vital sino por el simple hecho de transgredir o molestar a los bien pensantes. Hoy en día ya nadie se escandalizaría al escuchar esas y  otras cosas, fundamentalmente porque los grandes medios de comunicación, sean radios o televisiones, se encargan de programar cosas absolutamente correctas que no molesten ‘a la gran mayoría de los españoles’, que diría Rajoy. Las pretendidamente transgresoras se mueven en circuitos más limitados, casi íntimos, donde no molestan a nadie. Además, hoy no se transgrede cantando determinadas canciones o haciendo performances en la calle: hoy se transgrede acudiendo a presentaciones de libros. Cuando dices que vas a asistir a una, la gente te mira como si fueras un bicho raro.

 Parece muy improbable que algo cómo la movida se vuelva a repetir actualmente…

Por supuesto… ¡y afortunadamente! Si se repitiese es que viviríamos exactamente en las mismas circunstancias. Ahora volvemos a tener una crisis tremenda o, mejor dicho, continuamos con la crisis. Pero no venimos de una época políticamente oscura. A pesar de que cada vez se maltrata más a la cultura -y a la sanidad, y a la enseñanza pública- los recursos para los creadores, sean del ámbito que sean, están a años luz de los de los 80. Creo que los que añoran los tiempos de la movida son los que entonces fueron figurantes y mirones, los que no tuvieron protagonismo y, por lo tanto, no salieron en la foto. Esperan que vuelva para ver si esta vez se pueden poner delante de la cámara.

Por último, recomienda tres canciones de la movida y otras tres de la música en general.

Voy a ser muy localista en lo que se refiere a la de la movida: ‘La piscina’, de Bromea o Qué?; ‘No mires a los ojos de la gente’, de Golpes Bajos,  y ‘Bailaré sobre tu tumba’, de Siniestro Total.  Y en cuanto al resto de la música: ‘L.A. woman’, de The Doors; ‘Houses in motion’, deTalking Heads, y el fado ‘Lágrima’, en la interpretación de Dulce Pontes.

¿Desea saber más?

- Hágase con el libro, publicado por Xerais.

- Visite el blog del autor.

Comentarios desactivados

Cando de movementos culturais e creativos se trata, temos a teima de procurar neles personaxes “malditos”. Parece que sen este tipo de persoas eses movementos perden calidade. Os “malditos” adoitan ser xente nova que, como dí unha “máxima” do rock&roll, viven á presa e deixan un fermoso cadáver.

Deste xeito, a movida madrileña estigmatizou como “maldito” a Eduardo Benavente, fundador de Alaska y los Pegamoides e, logo, Parálisis Permantente, o gran icono da música escura no pop español. O sambentio de “maldito” da movida viguesa tocoulle a Flechi, aínda que dubido moito de que deixase un bonito cadáver. Curiosamente, os dous naceran en 1963.

Juan Dotras Pardo, Federico Flechini, Flechi, morreu en Londres, ós 39 anos, o 14 de decembro de 2002 dun “infarto de miocardio”. Viviu á présa, polo menos naquel tempo dos 80 no que eu o coñecín e tratei; no creo que fose a moita velocidade nos seus últimos anos de vida.

Conta Silvino Díaz, na web de Aerolíneas Federales, que cadrara con el como compañeiro de pupitre cando estudaban nos Xesuitas. Parece que o primeiro ano apenas intercambiaron palabras pero, despois, acabarían formando, xunto a Miguel Costas, os primeiros Aerolíneas Federales.

Naqueles primeiros anos Flechi era o amo do escenario. Lembrábame un día o xornalista Fernando Domonte unha actuación xenial que tiveran durante a Movida Pepsi, que el organizara en 1984. Flechi saiu ó escenario simulando ser cego, cunha perruca afro, gafas escuras e bastón, prendido polos brazos por Miguel e Silvino. A pouco de empezar a tocar, Flechi comezou a dar chimpos polo escenario ante o asombro do público. “¡Carallo para o cego… vaia chimpos que dá!”, dicían algúns asombrados.

Flechi abandonaría o grupo despois de que se incorporaran Rosa e Coral, creo que sen nigún tipo de conflito cos demais, simplemente porque estaba un pouco canso daquela aventura e quería facer outras cousas. Quizais o único “problema” foi o cambio de estilo da formación, xa que Flechi tiña unhas tendencias un tanto “escuras”, como se pode aprezar en temas como “No me gusta tu comida” ou “Oxidación”, e a banda apostaba por un repertorio más accesible, que podese chegar a máis público. De feito, a discográfica DRO promocionábaos como grupo “uuaa”, salientando ese tipo de retrouso sinxelo dalgunhas das súas cancións. Co tempo, algún crítico dixo deles que foran os creadores do “tontipop”.

Logo do abandono de Aerolíneas Federales, Flechi formou Las Termitas, grupo que non era máis que a vella banda Los Culpables con él como gran timoneiro. A sú vida non foi moi longa, seguramente polo peculiar xeito que tiña Flechi de vivila: con intensidade total, fose no amor, na música ou nos “praceres prohibidos”.

Destacou tamén na súa faceta de picadiscos, e un dos motivos que influíron para que El Manco  fose un dos grandes templos da movida foi, sen dúbida,  ó seu traballo cos pratos e os vinilos. O Ruralex e, de cando en vez, o Kremlin tamén foron escenario diso que agora chaman “sesións”.

Quizais dentro de dous anos, o 14 de decembro de 2013, debamos celebrar cunha gran festa o que sería o seu 50 aniversario. Con moita música e sen unha soa bágoa.

No único número do fanzine Vigorizador, de febreiro de 1984, publicouse un artigo-entevista que se realizou en decembro de 1983, días antes da celebración do IIº Concurso de Rock Cidade de A Coruña, que acabaría gañando o seu grupo, Aerolíneas Federales.

¿Quién es el delgado chico que…

… entró en el grupo de un cirrótico y los amigos cuando uno de ellos, Nicolás, que tocaba la batería se fue (o lo echaron)

… tuvo que aprender en dos días a manejar la caja de ritmos para poder actuar en el Satchmo.

… después de algún tiempo dejó la caja para que Javier tocase la batería, y “aprendió a cantar”.

… vio como se iba Javier (“Como no ganaba un puto duro dejó el grupo y se fue a tocar con la pachanga”) que fue sustituído por otro batería más joven, apuesto y elegante: Luis.

… dice que “aquel grupo no fue nada serio, se formó para tocar unos días en Satchmo, tenía poca personalidad, además trabajábamos con temas de desecho de otra banda (ST)”.

¿Quién es el bello mancebo que…

… aspira, como mucho, al tercer premio del Concurso de Rock de La Coruña y cree que este lo ganarán Los Buzos o Radio Océano

… dice que “El Batallón se clasificó para la final, pero no lo clasificaron”

… tiene claro que la decisión del jurado de La Coruña trata de aparentar que esa ciudad, musicalmente, está a la altura de Vigo.

… está convencido de que Radio Océano “es una puta basura. Llevan dos años tocando y son un coñazo y un bodrio”.

… piensa disolver su grupo, pase lo que pase en la Coruña: “Este festival no va a dar prestigio a nadie”.

¿Quién es el fermoso muchachito que…

… se va a la mili en enero y al volver tendrá preparado un grupo con Silvino y Jorge Romero (pianista consumado).

… piensa hacer de este grupo algo con morbo, tipo Wall of Voodoo (canciones largas, más complicadas y serias que AF).

… asegura que solo tendrá éxito si tiene muy ensayada la primera actuación: “Podemos quedar muy bien o en ridículo”.

… va a aprender a cantar “de una puta vez” gracias al susodicho Jorge Romero.

¿Quién es el … que…

… tacha de pachangueros a Totus Tuus y Edén de Crimea.

… está hasta los huevos de odios entre grupos vigueses.

… no le hace ninguna gracia tener a gente incordiando en el escenario (como pasó en el festival de Castrelos)

… le dejaron de gustar Siniestro Total coincidiendo con su éxito en Madrid. “En Madrid los tomaron por punkis, y se aprovecharon de ello, cuando eran simplemente un grupo muy divertido, sus actuaciones eran todas de pasártelo bien y de borrachera”.

… no le gustan Golpes Bajos.

 

FOTOS:  A superior é de Víctor de las Heras e está recollida no seu libro Vigo, a explosión dos 80, publicado por Edicións Xerais. A de grupo é de Chuco de Arcos e cedeuma Billy Domínguez. Nela se ve a Flechi, primeiro pola esquerda, co seu grupo Las Termitas nunha sesión realizada no Ruralex en xuño de 1986. As outras dúas ilustraban a entrevista de Vigorizador e fíxoas a xornalista Ana Montenegro.

Despois do seu abandono de Aerolíneas Federales, en 1985, Flechi non tardou moito tempo en aliarse con outros músicos para iniciar unha nova aventura musical. Non tivo que buscar moito, xa que en Los Culpables atopou unha banda completa disposta a contar con él e as súas ideas.

Ocorría isto a principios e 1986 e, pese a que todos dabamos por feito que o grupo tiña futuro, o experimento rematou poudo menos de dous anos despois. Na revista Rock de Lux (nº 34, outubro de 1987) eu informaba da disolución de Las Termitas, sinalando que a banda se dividira en dous: por un lado marcharan Flechi e o guitarrista Pablo Ramallo; polo outro, o baixista Berto Bartolomé, o saxofonista Ricardo Cao e o guitarrista Suso Ramallo. Billy Domínguez, o batería quedaba entre dúas augas… ou a velas vir, como se prefira.

Por moito que fago esforzos de memoria e remexo nos meus arquivos, non atopa ningún dato que me indique que Flechi e Pablo Ramallo puxeran en marcha algún novo proxecto. De feito, Pablo e Billy xuntáronse con Antonio Amblés e Tony Lápidas Rosales , do grupo pontevedrés Sucursal Urbana, e montaron Los Cafres.

Pouco antes da súa disolución,  Javier Viana publicaba no Atlántico Diario (29-VII-1987) unha reportaxe-entrevista na que se albiscan algúns dos motivos que levaron a disolución de Las Termitas: unha visión moi negativa do mundo musical vigués e un desencanto polos poucos resultados do seu traballo. Velaquí alguns parágrafos da entrevista.

[Dous anos funcionando]… en ese tiempo, con calidad hemos grabado una maqueta. Vivir de la música vives si plastificas las canciones y trabajas con multinacionales. Aún vendiendo mucho, de los discos no sacas mucha pasta: se saca más de royalties o de derechos de autor, si ponen mucho una canción. De cinco actuaciones, cuatro son para gastos y el resto algo que nos queda; a veces, con más suerte, hay un contrato y se saca algo más de dinero.

… a la gente no le gusta la música: no es rentable para un tío de una sala traer a un grupo de fuera, porque no va la gente a los conciertos; le gusta, pero en cuanto tienen que pagar… es lo mismo que si no le gustara, es decir, si algo te interesa, pues pagas la entrada y ya nadie te está obligando a ir ni a no ir. Si estás protestando es simplemente porque no te interesa mucho o simplemente por figurar. Si realmente hubiera interés la gente iría a las actuaciones.

… no hay un interes especial en Vigo. Está muy machacado. Las letras de Las Termitas las hacemos entre Flechi, el bajista del gupo y yo [Pablo]. Hablamos muchas veces de las cosas que hacemos, como todo el mundo, pero no hay nada especial en meter a Vigo por el medio, no es cuestión de ir a tocar y sacar la bandera de Vigo para enrollarse a todo el mundo.

[Sobre as tribus urbanas] … no son tribus; son más bien grupos de amigos, es pura casualidad. Una ventaja de Vigo es que las modas no influyen excesivamente y a la gente le da igual lo que es una moda. Cuando se pone algo de moda en Madrid, en todas las ciudades de provincia se copia, cosa que no ocurre aquí en Vigo. Es algo más auténtico.

[A Universidade Popular] … es interesante porque hay material para grabar, pero lo que no es nada interesante es tener que andar con mamoneos para poder grabar. Hoy puedes grabar y mañana llegas y no. Es una chapuza, un estudio de grabación que no merece la pena. Es penoso pensar en lo que realmente se podría hacer, y lo que se está haciendo. El mayor problema del Ayuntamiento es que no saben hacer las cosas. Antes sería bueno, pero en cosa de dos años ha cambiado bastante, porque lo que se ha hecho es meter a Vigo por los ojos, porponerle a la gente de fuera el oro y el moro, una mentira.

Las Termitas debeu ser o primeiro grupo vigués que cantou temas propios en inglés. Dous deles incluíronos na maqueta á que se fai referencia na entrevista: “Forgotten times” e “Bad relations. Os outros dous, en castelán, eran “Competí con mi madre por el amor de mi novio” e “Billy”, que se pode esoitar nesta ligazón

 

LAS TERMITAS: Billy

 

FOTO: A fotografía pertence a unha sesión realizada por Chuco de Arcos no pub Ruralex. Están nela, pola dereita, Flechi, Ricardo Cao, Suso Ramallo, Billy Domínguez, Pablo Ramallo e Berto Bartolomé. Pousan diante dunha parede decorada coas Lanzas de Velázquez que pintou Pedro Sardiña. A foto, incluída no libro, facilitouma Billy Domínguez.

 

Comentarios desactivados
Newer Posts »